Nevidebla significa invisible en esperanto, una lengua tan desconocida como las historias que os contamos.